Espacio Raíces, es un espacio de dinámicas corporales, donde se imparten diversas técnicas para el bienestar y el crecimiento personal. Estamos ubicados en pleno centro de Santander (Cantabria).

Nos mueve la vida y desde ahí nació este espacio en 2012 con el que queremos contribuir al bienestar y la transformación de las personas, acompañándolas en sus necesidades y procesos vitales para que alcancen su máximo potencial.

La línea que nos define básicamente es el trabajo psico-corporal-emocional, nuestros tres pilares, y nuestros objetivos se centran en ellos cuando presentamos nuestras terapias y técnicas, corroborando en la premisa de Alexander Lowen quien afirma que:

Todo lo que le ocurre al cuerpo le está ocurriendo a la mente, y viceversa.

Tenemos talleres de fin de semana, clases regulares entre semana, y sesiones individuales.

Te mostramos lo que ofrecemos esperando que si en este momento de tu vida, buscas un lugar en el que encontrarte cómodo para comenzar a trabajar tu interior, te acerques a nosotros, conozcas nuestro Espacio Raíces y elijas cuál será tu comienzo. Estaremos listos para recibirte y acompañarte.

Buen Viaje.
Ana Cuerdo
Directora de Espacio Raíces.

NUESTROS ÚLTIMOS ARTÍCULOS

14 de noviembre de 2017
Ahora que soy cuerpo vivo

Ahora que soy cuerpo vivo

14 de noviembre de 2017

Un día más me levanto. Amanece, el día se llena de luz, y vuelvo a desayunar y a atravesar la jornada.
Puedo vivirlo como una especie de resurrección en la que tengo nuevas oportunidades cada nuevo día. Un enfrentarse a la vida de nuevo.
Gracias a este cuerpo que me acompaña, este cuerpo que soy y siento, puedo darme cuenta de cuántas cosas puedo vivir y cambiar en esta vida.
Siento mis pies, el contacto de ellos en el suelo mientras tomo el café. Normalmente cumplen mis órdenes, me llevan y me traen hacia donde necesito, y de vez en cuando me doy cuenta que están doloridos, que necesitan un descanso (yo necesito un descanso).
Mis piernas me ayudan con la fuerza que necesito para atravesar el día. Me sostienen hasta mi próximo descanso. Me llevan a encontrarme con la gente que quiero, a vivir mis deseos, mis objetivos. Me alejan de lo que me asusta o no me conviene.
 Me hago consciente de mi respiración, del ritmo adecuado que me permite reír o escuchar atenta, llorar o agradecer, porque puedo respirar, porque no se me suben los pulmones a la boca y me atraganto en un mar de sensaciones que no soy capaz de respirar. Eso ha ido pasando, con el tiempo y el autocuidado.
Soy consciente de mis brazos, son (soy) quienes consiguen contactar con los demás, con el aire, conmigo misma. Unos brazos que se abren al abrazo y me protegen del dolor. Unas manos que llegan a alcanzar al otro mi corazón cuando puedo tenderle la mano para acompañarlo o pedirle que me acompañe.
Mi cara, los músculos de mi cara, pequeños músculos que muestran mi verdad... y la tuya, porque la cara, mi gesto, invade al otro de mi realidad. Cómo evitarla...
Mis ojos, la mirada, ésta que me abre a percibir el mundo y a crear imagenes que sostengan mis anhelos y la construcción de mi futuro. Sabiendo que a través de ella me acerco más al mundo, y soy capaz de sentir porque ella me lo ha ofrecido. 
Todos mis sentidos, mi cuerpo entero, me acerca o me aleja del mundo. Me permite vivir o morir cada día. Me permite darme cuenta de en qué lugar me encuentro entre todo este mar de oportunidades y experiencias que a cada segundo se me presentan.
A veces me alejo de mí misma, a veces me acerco tanto que la claridad me empuja a ejecutar los cambios que necesito.
 En un ir y venir, de tiempo incalculable, puedo llegar a elegir el camino, tantas veces sea necesario, porque ahora, soy cuerpo vivo.


Buenos Aires, Argentina. 2007




Ana Cuerdo
17 de octubre de 2017
Las respuestas están en nuestro cuerpo

Las respuestas están en nuestro cuerpo

17 de octubre de 2017


 ¿Cómo estás?, ¿qué te pasa?, ¿qué te emociona?, ¿qué te conmueve?, ¿cómo haces para ilusionarte día a día?, ¿qué te ayuda a seguir con tu rutina?....
¿Te planteas ésto? ¿Te lo preguntas directamente y te ayudas a trazar tus esquemas "sentidos" para saber cómo y hacia dónde ir?
Respuestas -Persona A:
¿Cómo estás? Vaya...
¿qué te pasa? Nada, ¿por?
¿qué te emociona? Nada en especial, no soy de llorar
¿qué te conmueve? No sé
¿cómo haces para ilusionarte día a día? Pues tirar palante
¿qué te ayuda a seguir con tu rutina? Pagar mis gastos





Respuestas- Persona B:
¿Cómo estás? Ahora mismo tranquilo, pero algo preocupado con un problema.
¿qué te pasa? Estoy perdido, y asustado con ello.
¿qué te emociona? Muchas cosas: la sonrisa de mi novia me hace sentir cosquillas, los abrazos de mi padre, ver a mi sobrina, visitar a mi hermano que vive fuera, que algo me salga bien....
¿qué te conmueve? Pffff, el hambre de los niños, las injusticias, los abusos, todo lo que se ve en la sociedad, en los telediarios, es muy fuerte, todo.
¿cómo haces para ilusionarte día a día? Saber que estoy donde quiero estar, básicamente.
¿qué te ayuda a seguir con tu rutina? Saber que a partir de las 5 de la tarde la vida es para mí, todo el tiempo es mío para hacer todo lo que quiero.

¿Con cuál te identificas?

Ninguno está bien ni mal, es como son, hoy por hoy. Muestran la escucha de sí mismos que han aprendido a desarrollar a través de sus vivencias y su educación. Muestran muchas cosas, evidentemente.
Lo real también es que ambos tienen dificultades en este momento de sus vidas, pero la Persona B, por la escucha de sus propias sensaciones y los pensamientos que desarrolla con ello, se muestra con más facilidad para la resolución de sus conflictos.
En definitiva ha desarrollado dentro de sí mismo (no solamente algo externo) un motor que le empuja hacia adelante.
La Persona A sin embargo, tiende a quedarse más atascado y repitiendo una y otra vez las mismas tareas, dando vueltas y sin saber salir, porque no identifica en sí mismo ni cómo está, ni qué le mueve, ni qué necesita ni un montón de cosas más que nos sirven de mapa para cambiar de rumbo.

Emocionarse no tiene que ver con llorar, si no con encontrar en las pequeñas cosas del día a día aquello que nos mueve, nos impulsa y nos lleva a la acción. Éso nos da respuestas. Si queremos que algo cambie en el tablero, voy a tener que mover alguna ficha. El movimiento de esa ficha desencadenará otros movimientos. Y así ocurre en la vida. Sólo que en el tablero de la vida tengo que saber y conectar con el fin que quiero alcanzar... y eso no está afuera, esas respuestas no las tienen otros, ni mis deseos son los deseos de otro.
Es un poco como recordar cuando eramos niños.... la capacidad de sorpresa, y la emoción ante determinados eventos... Recuperar esa mirada de juego ante la vida. Y volver a vivir esas sensaciones... Volver a permitirlas... Escucharlas y usarlas a nuestro favor, para nuestro propio disfrute, para recuperar la vitalidad, la espontaneidad y para poder usar mi mapa en la vida. Son necesarias para vivir con mayor plenitud.

¿Recuerdas las mariposas del estómago? , ¿el fuego en el abdomen?, ¿el temblor en las piernas al ver a aquella persona?, ¿el nudo en la garganta al enfadarte?, ¿la sensación de volar cuando tienes miedo?, ¿la rigidez cuando desconfías? o el ceño fruncido?, ¿la tensión en el cuerpo cuando ves a alguien que te incomoda?, ¿la tristeza y la desesperanza en la barriga?, ¿la sonrisa perpetua en la boca al recordar las ganas de ir a un sitio?.... y todas las que puedas recordar....

28 de agosto de 2017
Lo difícil de vivir "sencillamente"

Lo difícil de vivir "sencillamente"

28 de agosto de 2017
En verano, y más concretamente en vacaciones, uno espera hacer de todo. Todo lo que le cuesta hacer durante el resto del año, atado a la rutina, a los horarios y a las carreras. En vacaciones tenemos muchas expectativas. Hablo en general porque lo he hablado con mucha gente, e intuyo que a mucha más le pasa también. Pero puedo personificarlo en primera persona perfectamente, porque evidentemente, es algo que a mi me pasa. Ahora hablaré desde mí.
4 de julio de 2017
Enraizamiento o "grounding"

Enraizamiento o "grounding"

4 de julio de 2017


Mis pies se expandieron cuando comencé mi andadura como terapeuta psicocorporal. Se abrieron, se liberaron. En un año mi pie creció y tuve que usar calzado con un número mayor. 
La sensación de uno mismo es muy diferente cuando se siente un buen apoyo desde los pies. La sensación es de "auto sostén". ¿Qué te dice ese concepto?
Desde mi propia experiencia estar enraizado es estar conectado física, energética y sensorialmente a nuestras emociones y sentimientos más profundos, al mismo tiempo que a nuestras piernas y nuestro cuerpo, que nos hacen sentir el apoyo sobre el suelo. 

Como su nombre lo indica